Entradas

Mostrando entradas de enero, 2015

Cómo utilizar la homeopatía

Como ya veíamos en el post de homeopatía anterior, la homeopatía consiste en una sustancia (normalmente una planta) diluida a X potencia.  Esta dilución, mezclada con sacarosa (en caso de gránulos) o etanol (en caso de gotas) o con otros componentes (en caso de comprimidos y compuestos) es lo que nosotros tomamos.  Se basa en el principio de que los síntomas que esa sustancia provoca en dosis altas, en dosis homeopáticas cura dichos síntomas (principio de similitud).  Hay que recordar que la homeopatía cubre síntomas tanto físicos como psíquicos, y dependiendo de la dilución que utilicemos será más para una cosa u otra.  También dependiendo de qué dilución utilicemos la curación será de corta duración o de larga duración. Es necesario saber que, aunque la homeopatía es la medicina más segura que puede utilizarse (mucho más que las medicinas alopáticas o que los productos de herbolario) debido a esa enorme dilución a la que se somete que evita los efectos secundarios y las contraindica