domingo, 7 de septiembre de 2014

Ejercicios de relajación

Sorprendentemente me encuentro con que, un alto porcentaje de la gente, no sabe relajarse, no es capaz de darle la orden a sus músculos de que se relajen.   O quizás no es tan sorprendente y por eso estamos como estamos.  En cualquier caso voy a poner aquí unos ejercicios de relajación sencillos y clásicos para todo aquel que quiera hacerlos.  No desespereis, de la falta de costumbre es normal que no salgan a la primera, es cuestión de insistir.  Son ejercicios para relajarnos muscularmente, aunque lo ideal, y casi inevitable para que funcione, es acompañarlo de una relajación mental (meditación).

Respirar-
El ejercicio más sencillo y que vale para todo.  Respirar con el diafragma (hinchando la tripa, vigilando de no hinchar la parte superior del pecho) profundamente.  Contar 4 segundos en la inspiración, retenemos el aire un instante, soltamos el aire en 8 segundos y retenemos en vacío un instante.  Y vuelta a empezar.  Si lo que queremos es relajarnos para irnos a dormir, lo haremos tumbados en la cama hasta que nos quedemos dormidos.  Si además queremos que la espalda se coloque y ayude a disolver las contracturas, lo haremos tumbados sobre el suelo boca arriba (con una mantita o algo debajo para que no cojan frío los riñones), unos 10 min al día.  Si lo que queremos es meditar, lo haremos sentados con la espalda recta sin apoyarla, unos 10 min al día para empezar.

Visualización del cuerpo punto por punto-
Esta es la relajación más clásica y efectiva.  Nos tumbamos en la cama o en el suelo.  Siguiendo la misma respiración del ejercicio anterior, vamos visualizando punto por punto nuestro cuerpo.  Empezamos por los pies, visualizamos los dedos de los pies, les damos la orden de relajarse, cogemos aire, y a la que soltamos el aire los dedos de los pies se relajan.  Pasamos al empeine, tobillo, pantorrilla, rodillas.... cada una de las zonas del cuerpo hasta el cuello, cabeza y cara (la expresión de la cara, las cejas, la boca también es importante relajarlas, así evitaremos arrugas).  Habrá zonas que necesiten más de una respiración, no importa, hacer las respiraciones que hagan falta hasta sentir el cuerpo pesado, como que se hunde en la cama/suelo.

Visualización guiada-
Esta relajación entre dentro de lo que llamamos 'relajaciones guiadas' normalmente hay alguien que te va dando pautas.  Hay millones de variantes porque depende de la inventiva de cada cual.  La finalidad es la misma que en el ejercicio anterior, solo que se visualiza el cuerpo como un conjunto más que por partes.  La visualización puede ser sentir como la tierra te acoge, como en un abrazo... que sienta muy bien sobretodo si estas en la naturaleza, sientes la tierra, la brisa, los pájaros... y sientes como te rodean y te abrazan y tú te dejas abrazar como cuando eras bebé y tu madre te cogía en brazos.  También puede ser visualizando un viaje por el espacio, o cualquier otra cosa que se nos ocurra.  Lo importante es sentir el abrazo del planeta tierra y sentir que podemos descansar porque nos acogen y sostienen.  Sentir como la vida nos sostiene.
Esta visualización suele ir acompañada de una buena música que hace que te integres más en la atmósfera que se cuenta.

Espero que sea de utilidad, cualquier duda, preguntad.
Gracias,
Laura
www.sanarahora.es
*Estos consejos prácticos no sustituyen en ningún caso la consulta con su médico u otros profesionales de la salud.  Son mi opinión, la responsabilidad de llevarlo a la práctica es de cada uno. Consulte con su profesional de la salud si tiene dudas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tu opinión