sábado, 19 de julio de 2014

Vivir de forma autónoma

Cuando se intenta vivir de forma autónoma o independiente al sistema establecido socialmente como mayoritario, surgen ventajas e inconvenientes.
Por ejemplo, algo que más o menos es conocido es que los que trabajamos como 'autónomos' tenemos muchísimos menos derechos sociales que los trabajadores 'por cuenta ajena' o empleados.  No tenemos paro (lo que aprobaron hace unos años como 'paro' para autónomos es de risa porque para percibirlo debes demostrar que estan en absoluta bancarrota), la baja por enfermedad es relativa, no tenemos vacaciones pagadas, pagamos todos los meses una cantidad enorme de Seguridad Social tanto si ingresas como si no... Pero también tiene ventajas, decides invertir el tiempo en el negocio que eliges y cómo invertir en él, decides con quienes trabajar o no, aprendes a improvisar, inventar y en definitivamente a estar siempre activo buscando nuevas oportunidades (con lo cual cuando te cierran una puerta estas más  entrenado a llamar y abrir nuevas puertas), aprendes a vivir con la incertidumbre de la vida, procuras no endeudarte....  En definitiva te sientes más libre en el sentido de que tú creas tu vida.
Sin embargo, el trabajador por cuenta ajena tiene la gran ventaja de una cierta 'seguridad' en sus ingresos, que le permite acceder a un tipo de vida más estable. Tiene paro, baja por enfermedad, dias por asuntos personales, vacaciones pagadas, seguro medico...No se preocupa por si a la empresa le va bien o le va mal, asi que puede disfrutar de su tiempo libre sin amargarse. Tiene un horario concreto que habitualmente sabe con antelación, asi que puede planificar su vida.  Pero como inconveniente tiene que aguantar a jefes o compañeros que tal vez no le gusten, tiene mayor rutina, poca elección en cómo realizar su labor, poca o ninguna elección sobre cómo gestionar la empresa, por lo que está a expensas de lo que decidan otros...en definitiva menos libertad de elección.
Esta misma dicotomía se da en cualquier área de la vida, amor, familia, amigos, ocio... Si decides ajustarte a lo que la sociedad impone como mayoritario, sera más fácil, pero no podrás elegir mucho. Si decides salirte de lo establecido, lo tendrás más complicado pero a su vez sueles sentirte más realizado porque eliges y ajustas a tú medida.  
Al final es una cuestión de ver con qué va más tú  personalidad, qué tipo de vida quieres y decidir siendo bien consciente de los pros y los contras.  Lo que es completamente contraproducente es intentar encajar en un molde que tú sabes que no es el tuyo, sólo trae ansiedad y sentimientos de desasosiego.  Si no encuentras cuál es tu manera d estar en el mundo, búscala, atrévete a equivocarte y a intentarlo una y mil veces, pero no pretendas encajar en un molde que ya probaste y no te sirvió.  Sería perder el tiempo. Y la vida es demasiado corta como para vivirla de una forma que no te satisfaga. Sé realista: sueña con el estilo de vida que quieras y llévalo a la práctica.  Es posible, solo tienes que ser creativo :) e ir ajustando las opciones para que se acerquen lo más posible.
Fácil, no; posible, SI.

Gracias,
Laura
www.sanarahora.es
*Estos consejos prácticos no sustituyen en ningún caso la consulta con su médico u otros profesionales de la salud.  Son mi opinión, la responsabilidad de llevarlo a la práctica es de cada uno. Consulte con su profesional de la salud si tiene dudas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tu opinión