lunes, 9 de septiembre de 2013

Relajar la mente

En el mundo en el que vivimos, a la mayoría de nosotros la cabeza nos va a mil por hora. No descansa ni un momento, cuando no está calculando y solucionando problemas del trabajo, es por tema de amores, sino son los hijos o la economía.  El caso es que si pudiéramos ver el trabajo que está ejerciendo nuestra mente cada día veríamos una especie de lavadora centrifugando a toda máquina y echando chispas... Hasta que revienta. Quien no ha tenido una crisis nerviosa, ha tenido seguro épocas de agotamiento total no físico, sino mental. Necesidad de parar un poco esa máquina y por fin descansar.  Porque ni siquiera cuando dormimos descansamos realmente... quién no se va a la cama pensando en los problemas del día, o si eres capaz de sustituirlos por la serie, película, noticia, libro que hayas visto/leído antes de acostarte pues genial, al menos es más agradable.  Pero la mente sigue sin parar... revisa, centrifuga y repite continuamente lo que sea.
Y así no se descansa.  Nos levantamos a la mañana siguiente ya cansados... y vuelta a empezar.
Si observamos el funcionamiento de cualquier máquina... por ejemplo esa lavadora. sabremos que si la tenemos funcionando sin parar, su vida se acorta. Tiene que parar, revisarse, limpiar los filtros etc... O veamos el ejemplo de un ordenador, podemos intentar dejarlo encendido todo el día, pero él solito se pone en modo reposo para intentar regenerarse.  Y cuantas veces nos han dicho, reinicia! y todos los problemas que teníamos han desaparecido?  necesita reiniciarse, apagar un momento para limpiar de basura el sistema y volver a funcionar correctamente.
Pues nuestra mente funciona igual.  El problema es que creemos que ese reinicio se da mientras dormimos... y así debería ser.  Pero en la mayoría de las ocasiones ese sueño es altamente insuficiente, y no siempre por falta de horas, sino por una mala calidad del sueño... eso sin contar la gente que padece insomnio (que os aseguro por experiencia propia que es infernal).  Es como si ese ordenador no pudiera ponerse completamente en reposo porque le están entrando continuamente emails. Pues acaba funcionando lento y mal.
La herramienta estrella para 'apagar' o relajar la mente es la meditación. Todo el mundo a oído hablar de los beneficios de la meditación (lo trataré en otro post), pero la mayoría cree que es algo muy difícil de hacer y solo para los monjes ermitaños o los gurús.  Mentira. Meditar es lo más sencillo que hay en el mundo, lo hacen los bebés, los animales y cualquier ser vivo. Mira a tu gato como medita todo el día... eso si, como entre un pájaro verás qué rápido cambia de estado.  Es inherente a la vida y lo único que tenemos que hacer es recuperar esa capacidad de 'apagar' la mente un rato, y ser constantes.  Hay millones de técnicas para meditar, con distintos grados de sofisticación, pero el resultado es el mismo... se trata de reiniciar el sistema para limpiar de basura y mejorar la efectividad de nuestra mente.
Mi consejo para relajar la mente de la manera más eficaz y con el menor esfuerzo es:
preparar el sueño... igual que se hace con los niños pequeños. Intentas que vayan entrando poco a poco al momento de irse a dormir, que no se exciten porque sino, no hay quien les acueste, apagas la tele, bajas el tono de voz, les lees un cuento a ser posible con voz monótona... Pues de adultos deberíamos hacer lo mismo, ir poco a poco entrando en el 'modo sueño'.
Sin embargo, lo que solemos hacer es enchufar la tele para 'desconectar' y es verdad que desconectas de los problemas del dia a dia, pero te inflas de información de cualquier otra cosa que el cerebro necesita procesar.   Como si los emails que te entran en lugar de ser de trabajo son spam... muy bien, necesitan menos procesado, pero te hacen trabajar igual.  O leer un libro, si fuera un libro infantil de 2 hojas sin apenas información... genial! pero una novela (y como encima sea policiaca o de terror...) es mucha información que además activa la imaginación.  Asi que el cerebro no se 'apaga'.
Para relajar la mente necesitas reducir los estímulos, reducir la información (igual que cuando un ordenador va lento no le puedes abrir 20 programas a la vez).  Si es posible cenar en silencio... o solo con una charla agradable con tu pareja... reducir al máximo los estímulos mentales.
Si preparas el sueño, poco a poco irás mejorando tu calidad de sueño. Si además, justo antes de dormir meditas 10 minutos, pues lograrás que tu mente descanse. Y así, a la mañana siguiente te despertarás descansado, con energía para todo el día, y con la mente mucho más despierta.  Pero para conseguirlo, has de ser constante... los efectos se notan después de al menos una semana siguiendo estos consejos.

Gracias,
Laura
www.sanarahora.es
*Estos consejos prácticos no sustituyen en ningún caso la consulta con su médico u otros profesionales de la salud.  Son mi opinión, la responsabilidad de llevarlo a la práctica es de cada uno. Consulte con su profesional de la salud si tiene dudas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tu opinión