miércoles, 7 de agosto de 2013

Qi Gong de sanación: EL MIEDO

He decidido publicar aqui uno de los qi gong porque siendo el miedo una emoción tan extendida creo que es bueno que cualquiera pueda acceder a esta herramienta para ayudarse.
Este qi gong, lo aprendí en la Escuela Neijing, sede de Tian, es estilo Ba Han Sheng y forma parte de lo que yo llamo 'qi gong espiritual'.  Los Qi gong estilo Ba Han Sheng van dirigidos a las emociones del ser humano y a meditar sobre su lugar en el cosmos. Son, a mi juicio, qi gong's muy potentes con una capacidad increíble de mover la energía. Recomiendo a todo el mundo que lo pruebe.  Este qi gong del miedo es de los más sencillos, pero en su aparente simplicidad mueve mucho la energía.

Sentarse tranquilamente en el suelo, bien con las piernas cruzadas, bien de rodillas sobre los talones... que uno este cómodo pero erguido. Espalda recta, cabeza erguida, manos con las palmas hacia arriba. Respiración abdominal despacio.  Podemos usar una música relajante si queremos.  Quietud.  Meditamos unos minutos sobre el siguiente texto: (recomiendo grabar la voz para poder escucharlo mientras estamos sentados, también puede escucharse mientras hacemos los movimientos)

Es el miedo una vivencia muy personal, muy individual, es la base y el desencadenante de cualquier patología.  Y mientras unos tienen miedo al coco, otros tienen miedo a la oscuridad, otros al trabajo.  Y a lo que hoy tenemos miedo, mañana de repente, desaparece. U hoy no te tengo miedo y mañana, de repente, te tengo miedo.  Es decir, cada uno tiene su propia experiencia en torno al miedo.  Con lo cual, podemos deducir que forma parte de la realidad en la que has desarrollado tu vida.
Desde niños el miedo al coco o el miedo a la oscuridad, el miedo a los fantasmas...  Y a poco que pensemos en el planeta que hemos creado, no deberiamos tener miedo a los fantasmas, porque más bien son ellos los que deben tener miedo a esta humanidad.  Y cuando un fantasma se presenta, sale corriendo, no vaya a ser que el hombre le dispare.  Asi que el miedo es una experiencia que unos tienen y otros no, pero si pensamos es fruto de un estilo de vida, de una forma de pensar que ha elegido esta especie, fruto del poder.
Y el poder genera sufrimiento, y el poder genera miedo, para así controlar más y tener más poder.  Y si de niño me provocaban miedo, de mayor yo provoco miedo.  Con lo cual formo parte de una especie humana que ejerce poder.  Eso es lo más grave, que sin darnos cuenta, también somos precursores de miedo.  Haciendo que el poder se perpetúe.
Y se hace urgente el día en que te digan: ‘¿Y a tí no te da miedo salir de casa por la noche?’ Y uno pueda contestar: ‘No, yo no tengo miedo’. ‘¿Que no tienes miedo?’ ‘No, por qué tengo que tener miedo, ¿qué me puede pasar? ¿que me maten? Soy inmortal. Pues que me maten, asi seguiré el viaje como luz’.  Y pronto, tal vez, llegue el momento que nada ni nadie nos provoque miedo. Y nosotros no provoquemos miedo a nada ni nadie, y asi no formemos parte del engranaje de poder. Y así poder salir del sufrimiento.  Porque hay otras formas de vivir que no son con miedo, que no son de poder.
Hay que empezar a imaginárselas y a pensar en ellas, para que no llegue el dia que, por miedo, enfermemos. Que por miedo no cumplamos nuestra función.  Así vamos a  promover un movimiento para diluir el miedo, para hacernos valientes.  Aunque se sabe que los que se hacen los valientes son los que más miedo tienen. No importa, un movimiento de valor para diluir el miedo. Visualicenlo primero. Y asi en cada movimiento vamos diluyendo esos miedos conocidos, y esos miedos desconocidos que van atenazando el cuerpo. Que van limitando la expresión, que van encarcelando la estructura. Y en la medida que se van diluyendo, ese pecho se va desbloqueando. Porque también se miente por miedo. Y si el ser miente, el creador, el corazón enferma.  Asi en un sencillo movimiento provocamos un fluir natural del soplo. En esa intención de diluir el miedo.


1º mov: Brazos hacia atrás y propulsar el pecho hacia adelante (un movimiento de valientes)
2º mov: inclinamos el tronco hacia delante y los brazos siguen hacia atrás estirados.
3º mov: buscamos la vertical y las manos caen tocando el suelo con el dorso de la palma.


Repetir los movimientos lentamente durante mínimo 10-15 min.  Entre cada movimiento de la secuencia hacer un par de respiraciones.  Los movimientos deben ser muy lentos, ir acompasados con la respiración.  Buscar la belleza en cada uno de los movimientos, elegantes.  Poco a poco, terminar la secuencia y quedarse en quietud. Respirar despacio unos minutos. Luego suele ser recomendable tumbarse unos instantes como final.

Espero que os sirva de ayuda, buen viaje!
Laura
www.sanarahora.es
*Estos consejos prácticos no sustituyen en ningún caso la consulta con su médico u otros profesionales de la salud.  Son mi opinión, la responsabilidad de llevarlo a la práctica es de cada uno. Consulte con su profesional de la salud si tiene dudas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tu opinión