domingo, 7 de julio de 2013

Abortar

Abortar es algo bastante frecuente, pero a la vez traumático (sobretodo para las mujeres).  Tanto si es un aborto natural, como provocado, tiene sus consecuencias.  Por lo pronto, el desajuste hormonal y los cambios a los que se ve sometido el cuerpo te dejan bastante desequilibrada un tiempo (aprox 1-3 meses).  Luego, psicológicamente, según como lo lleve cada uno, y aunque sea una decisión convencida, te remueve y desequilibra.  Incluso en el mejor de los casos, aborto natural deseado sin legrado, te hace pensar y plantearte mil cuestiones.  Las mujeres tendemos a sentirnos culpables... incluso si es la naturaleza la que ha decidido... y esa culpabilidad pesa, aunque la tapemos.
Pero lo primero es lo primero, cuando se aborta (sea de forma natural, provocada, con legrado o sin él) el cuerpo físico sufre, y lo más importante es que este se recupere cuanto antes.  Por supuesto hay que ir al médico, ver que está todo bien, seguir las recomendaciones y te suelen aconsejar que esperes un par de meses (2-3 ciclos menstruales) para intentarlo de nuevo.  El cuerpo se ha desajustado y tiene que volver a ajustarse a su ciclo.  La homeopatía ayuda bastante a que este ajuste sea lo más rápido posible.
Luego, si se quiere tener hijos, hay que chequear que a nivel físico este todo bien y no haya ningún impedimento para procrear.  Si costó quedarse embarazada la primera vez no quiere decir que esta segunda vez sea igual, el cuerpo ya ha hecho su 'ensayo' y sabe de qué va el tema.  También se puede consultar a un naturópata para ayudas a la fertilidad, van muy bien.
Psicológicamente, las consecuencias varían mucho según las circunstancias del aborto.  Es igual de importante recuperar el equilibrio psicológico como recuperar el equilibrio físico. No lo tapemos, no nos hagamos las 'fuertes', más vale pedir ayuda a tiempo que sentir pánico cada vez que tenemos la sospecha de volver a estar embarazadas.  Más vale dedicarnos un momento a colocar las emociones en su lugar que sentirnos culpables toda la vida. Y no solo por nosotras, sino por la pareja y por los futuros hijos. Hay muchas terapias que ayudan a colocar esto en su lugar, desde las flores de bach, la acupuntura, las constelaciones familiares....
A nivel energético, las constelaciones familiares dan mucha importancia a los abortos.  Puesto que una de las bases de esta terapia es el orden de llegada al sistema familiar, un aborto es un hijo, aunque sea no nacido, y ocupa su lugar en el sistema.  Por lo que, si se tapa su existencia, si no se le da energéticamente el lugar que ocupa, los siguientes hijos por nacer tienden a expresar 'síntomas' que señalan al 'excluido'.
Por último, queria animaros, muchas veces un aborto no es más que un 'ensayo' del cuerpo, para estar preparado para 'la de verdad'.  Confiad en la naturaleza, si no puede ser, no puede ser... quizás sea lo mejor, vendrán otras ocasiones y sino, tampoco pasa nada. Hay muchos niños en el mundo que necesitan unos padres que les quieran, y si no, siempre quedan los sobrinos o los hijos de las amigas.  Ser madre es un regalo, pero no es el único regalo de la vida.

Gracias,
Laura
www.sanarahora.es
*Estos consejos prácticos no sustituyen en ningún caso la consulta con su médico u otros profesionales de la salud.  Son mi opinión, la responsabilidad de llevarlo a la práctica es de cada uno. Consulte con su profesional de la salud si tiene dudas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tu opinión