jueves, 13 de junio de 2013

Somatización

Somatizar: (según la R.A.E.) Transformar problemas psíquicos en síntomas orgánicos de manera involuntaria.

Nos sorprendería saber cuántos de los dolores físicos que padecemos son de origen psíquico u emocional.  Es más, algunas medicinas naturales creen que todas las afecciones físicas son de origen psíquico... y cuanto más trabajo, más creo que algo de eso hay.
La Medicina China para esto es increible, tiene detectada cada parte del cuerpo con una emoción... y rara vez falla.  Eso te permite hacerte más o menos una idea de dónde puede estar el problema, porque, como siempre, lo dificil es llegar al origen del problema.  Por ejemplo, en la MTC (Medicina tradicional china) los problemas de riñon, vejiga, huesos y oídos se relacionan con la emoción del miedo (Ver la teoría de los 5 elementos chinos).
Hay veces que la relación entre emoción y dolor la vemos facilmente: las contracturas en el trapecio y cuello del estres, el nudo en el estómago ante un examen, o diarrea.  Hay gente que lo que le pasa es que, después de un periodo de tensión, en cuanto descansa le vienen todos los males: se cogen un resfriado de estar en la cama una semana, un dolor de lumbago, jaquecas, se adelanta o atrasa la regla, estreñimiento o diarrea... (en flores de bach esto responde a la tipología Oak).
Otras veces la relación entre emoción y dolencia es más dificil de ver: una epilepsia, insomnio, quistes, dolor de rodillas o muñecas, esguinces de tobillo...
Para mí la solución está en siempre intentar ahondar en los tres planos (físico, emocional y espiritual) para asegurarme que no se dejan flecos sueltos.  De todas formas, es fácil de ver.  Si el paciente llega con un dolor físico, tú haces tu trabajo que en otros casos iguales ha tenido buen resultado, y después de varios intentos sigue sin solucionarse... entonces empieza a buscar por otro lado.  Puede ser en algún otro punto físico del cuerpo, puede ser emocional.  Lo normal es que el paciente te de 'pistas', pero para eso tienes que preguntar... y mucho.  La mayoria de las veces el paciente no sabe conscientemente qué le pasa y por qué.
Para poder hacer las preguntas correctas a mí me ayuda mucho conocer la teoria de los 5 elementos de la Medicina China (que comentaré en otro post), también la asociación de cada articulación con determinadas actitudes, el lenguaje corporal, la sensación que te transmite el paciente (para eso hay que estar muy neutro y muy receptivo)...
Una de las mejores herramientas, o la mejor de las que yo conozco, para localizar y resolver problemas psicosomáticos, es la hipnosis.  Pero la hipnosis no como en las películas que pierdes toda conciencia, no... es más bien una especie de meditación guiada, en todo momento eres consciente y te enteras de lo que pasa a tu alrededor.  Si no fueras consciente no tendría mucho sentido, se trata de establecer un puente de comunicación entre tu consciente y tu inconsciente.  Porque tu inconsciente sí sabe las respuestas, sí sabe por qué hace determinadas cosas y más importante, sí sabe para qué hace esas cosas.  Cuando esa información llega al plano consciente es tremendamente valioso, eres tú como paciente quien se da todas las respuestas.  Y esas respuestas te permiten, ya en tu dia a dia consciente tomar decisiones distintas, o por lo menos ver las cosas desde un punto de vista diferente.  Y, la mayoria de las veces, eso resuelve el problema (o por lo menos te pone en el camino de resolverlo).
La liberación somatoemocional es otra técnica que funciona muy parecido a la hipnosis pero a través del contacto físico con el nudo del dolor.  Consiste en que el paciente sienta ese dolor y pueda ir saltando de imagen en imagen hasta ver el origen del mismo.
Tanto la hipnosis, como la liberacion somatoemocional, son técnicas que en ningún momento deben entrar a juzgar al paciente.  La labor del terapeuta debe ser completamente neutra y sin intención, es un apoyo para que el paciente no se pierda en los sueños.  Nuestra labor es hacer preguntas para que el paciente pueda visualizar con el máximo número de detalles aquello que su inconsciente le transmite, y que pueda sacar un mensaje claro que le sirva en su problema actual. Pero no se entra ni a juzgar ni a presuponer, debe ser el paciente quien se conteste a sí mismo.
Una vez ya termina la sesión y el paciente sale del estado de relajación, entonces ya sí se puede comentar un poco lo que ha sucedido con la intención de que el paciente no se vea totalmente sobrepasado.
Y ojo, este tipo de técnicas (en concreto la hipnosis) no se deben realizar en niños menores de 21 años.  Es necesario un cierto grado de madurez y de tener la personalidad bien formada.

Gracias,

www.sanarahora.es
*Estos consejos prácticos no sustituyen en ningún caso la consulta con su médico u otros profesionales de la salud.  Son mi opinión, la responsabilidad de llevarlo a la práctica es de cada uno. Consulte con su profesional de la salud si tiene dudas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tu opinión